lunes, 12 de mayo de 2014

LLUVIA FRÍA

Bajo la lluvia fría, empecé a recordarte. Nunca imaginé que podría dolerme tanto en mi camino, en este camino que recorrí sin ti.
Los recuerdos permanecen, los sentimientos se oxidan. Las palabras se las llevó el viento y tu amor fue olvidado.
Quizás fue este dolor inmenso que decidió dejarte, abandonarte y que tú, me abandonases, me dejases y olvidases.  Nadie es perfecto, nadie llega a serlo. Pero confié en ti, aunque me pagases cada error, cada detalle olvidadizo, cada sentimiento muerto, cada pensamiento equivocado.
Y me levanté, con lágrimas recorriendo mi rostro. Miradas que se perdieron, tantas que no recuerdo cómo pude quererte. No fue bueno, ni malo. Sólo fueron detalles pagados, aunque me hayas hecho tanto daño.
Sigo adelante sin remordimientos, sin mirar atrás. Otra ocasión será volver a verte, a abrazarte, a sentir tus latidos, tu respiración, a escuchar tu voz. Pero ya sería demasiado tarde.