martes, 13 de mayo de 2014

TE QUISE

Aún recuerdo ese viento que me empujaba, aquel rostro que te imaginaba mientras corría ilusionada. Verte deseaba, con tanta fuerza que al propio viento retaba.
Hoy en día sólo queda silencio, sentimientos y nada que te pueda dar. Te quería pero no lo pudiste valorar, acciones que pude evitar y no lo hice. Lloré, aunque no calmó mi dolor.
Pude volar al final del frágil túnel, imaginé verte a ti y lo que vi era a mí sin ti. Te quise, es difícil volver a quererte.
Bajo el Sol dibujada en el mar, escuchaba las olas y contemplaba con calma. Magia y dulce magia que me hechizaba mientras se escondía entre las olas, convirtiéndose en Luna. Desde ese momento, aprendí a olvidarte sin dolor, a despedirme de tí sin dejar huella, a caminar sin imaginarte conmigo y me quedé en el paisaje. Donde la naturaleza golpeaba suavemente la ventana llamando mi atención. Mi sitio está aquí, sin tí.
Te quise, sí, pero aprendí a amarme y te doy las gracias en una carta que jamás leerás.