jueves, 5 de junio de 2014

LO QUE TENGA QUE SER, SERÁ

La noche empieza a enfriar, siento el viento acariciando mis sentidos, los pájaros escondidos, siguen al acecho de alguna posible amenaza. Miradas que buscan mis miradas, aunque ignore su presencia. El destino nos conducirá hacia un camino, quién sabrá si estarás en distinto camino. Dejemos que el tiempo pase, que el destino deje de jugar y empiece a decidir por lo que podrá pasar sin haber pasado, que no hay prisa, que el tiempo sólo son números ya que, otros comenzó la cuenta atrás. Dicho reloj que quiere formar parte de un juego de acción fuera de las cámaras, fantaseando con piratas a tierra en busca de su doncella, sólo que la doncella no soy yo. Sigue buscando mi mirada entre tantos ojos que caminan en esta calle, unos mirando al suelo, otros buscando miradas de la gente y yo, al cielo en busca de mi estrella. Y aun así, buscas mi mirada y con la excusa sales intentando pasear conmigo un rato, pero al rato te escondes como ratón enjaulado.
Lo que tenga que ser, será, no hay nada que pueda dar, el destino me prepara algo más grande que el mar y, aunque me intente ilusionar, seguiré trepando hacia mi libertad.