domingo, 20 de julio de 2014

MOMENTOS ESFUMADOS

Momentos que se esfuman cayendo al vacío, recuerdos que escapan con cada latido. Escribo esta carta y tan sólo te pido que seas libre, así sonrío y sonreía en cada verso saltando por tu boca, esa boca que tanto me volvió tan loca y me toca despedir a lo que más amé, me duele aceptar que por ti más luché. Al menos lo intenté y quedó todo atrás, lo bueno abana, tiene su final. Entonces hagamos que no acabe mal, hagamos que esta historia tenga su propio final.
Momentos esfumados hacia un baúl, momentos recordados y ya no estás tú. Momentos que se escapan sin vuelta a atrás. Me duele saber que no volverás.
Y te vas alejando tu mirada, más allá de mis lágrimas no me importan nada. Tu silencio, tu despedida no me duele como creía. Hoy te vas, toca la despedida. Entrando al tren suena una melodía triste, vacía por un momento odié la despedida. Juré a mí misma que era un cuento pero este cuento tiene un final.
Contigo aprendí a ser más fuerte cada día, aprendí a que no me duelan cada jugada, es inútil pedirte que no te vayas cuando ya estás al borde del olvido y vas alejando cada momento en un suspiro. Sólo me queda por decir hasta la próxima jugada, cuando vuelvas al recuerdo.