jueves, 17 de julio de 2014

SONRÍE Y QUE SE JODAN

Hoy me has vuelto a llamar, sin cogértelo desde la primera vez, no sé qué quieres ni porqué me llamas pero tampoco me importa, me quedaré sin saberlo hasta la próxima llamada tal vez. Realmente me da igual, sonrío y que se jodan aquellos que intentaron destruirla, si hay tormenta ya se calmará y el silencio como arma, sintiéndose indefensa pero valiosa, algo pasará.
De vez en cuando hay que hacer limpieza, cambio de chaqueta y borro el historial, que si tú te vas alguien pronto llegará, sólo espero que no sea igual aunque, esta vez, no dejaré que me hundan por mentiras inventadas de bocas ajenas, mentes inquietas por verme caer recordándomelo una y otra vez. Pero volveré a levantarme, sonreiré aunque se jodan, para otros soy una simple desconocida mientras inventan mi propia vida.
"Sonríe y que se jodan" me dijeron, no quise aceptarlo por miedo de malinterpretar lo que hago, pienso u digo. Siento al ver el abismo, una adrenalina que jamás dejé salir, saltaré por disfrutar del momento único repetible y mi corazón vuelve a latir al son de cada paso que doy. Que se jodan.