sábado, 20 de diciembre de 2014

SOBREVIVIR 7.0

Me comporto como un tigre desconfiado, hambriento de iluminar la oscuridad con cada acto que quede intacto de maldad. Hombres deseosos de odio, furiosos de lo que hoy soy capaz por la esperanza de aplaudir cada derrota mientras morí tantas veces desangrándome por dentro, y mi aliento suspira honestidad invisible enfrentándose a una tempestad continua al que intento que sea creativa y cierta como un espejo o la luz que refleja.  Intento, lo intento, ¡LO INTENTO! Y muero en vacío cada gota que se derramaba por mi piel, reflejando la oscuridad, transformando en silencio, puro silencio maldito que ahoga mis palabras con cuán lamento que intento ahogar en diversos momentos, ruidos alarmantes e desafiantes en el suspiro, golpes que quieren sobrevivir ante cada tormento por tu cruel juego enfermizo y yo, solo intento sobrevivir a ello. Intento luchar, esforzándome sea cual sea el resultado, intento proteger a quienes más admiro y ayudar a quienes más necesitan. Intento, intento, ¡INTENTO SOBREVIVIR DE TU CRUEL JUEGO ENFERMIZO, GANANDO BATALLAS COMO LOCO DESCUIDADO.  INTENTO SALVARTE CADA PUTO MOMENTO PARA QUE NO ME SONRÍAS CON MALDAD CUANDO ESTOY MURIENDO. INTENTO QUE NO ENTRES EN MI CABEZA PARA QUE DEJES DE MARTIRIZARME UTILIZANDO MI SANGRE COMO EXCUSA DE TU DOLOR. LO INTENTO!  Déjame vivir, por favor ¡Déjame vivir o mátame de una vez, pero mi alma se encarnará en un feroz tigre al que temerás, desde el brillo de mis ojos me encontrarás bajo la luz del Sol y sabrás que, detrás de ese cuerpo, está quien recibirá un disparo tuyo si decides disparar! 

Me comporté como un tigre desconfiado, hambriento de iluminar la oscuridad con cada acto que quede intacto de maldad. Sobreviví de esa desconfianza, crueldad, al que llamaban con tranquilidad "vida". 
Intenté tantas veces incluso al caer, sin saber si dejé una huella de esperanza o un sabor a miel. 
Quizás nunca lo sabré.