miércoles, 8 de julio de 2015

AUNQUE TE VAYAS

La ideología sobre la experiencia suele ser interpretado erróneamente cada conducta del emisor, mientras el receptor acude a la violencia sin dar oportunidad al diálogo. Sin embargo, otros utilizan la conversación con su enemigo o contrincante como arma, defendiendo su posición, descartando el victimismo por decencia o lealtad. La situación se complica y el receptor tendrá que asumir y rendir cuentas, pero la verdad sea dicha ¿quién prefiere la violencia en el primer puesto? Algunos prefieren soñar con un final distinto, apuesto que, en este mismo instante, estarán esperando a que llegue el momento de sentarse y charlar un poco. Otros, aprovechan la situación para asumir lo máximo posible su texto o monólogo con la finalidad de sanar heridas y comenzar a cambiar el mundo a mejor. Pero seamos realistas. Nadie ha sido capaz de dar el primer paso, ningún receptor ha dado el paso y el emisor siempre lo ha dado ¿Por qué? Porque es más sencillo quedarse sentado con el orgullo al lado que apartar dicho orgullo y excusar su forma de ser o personalidad.
"Todo aquel que se va sin ser hechado, vuelve sin ser llamado." Qué gran razón ¿Cuántas veces habéis discutido con alguien y ese alguien os ha borrado de toda estampa dando ninguna posibilidad de solucionar o defender tu posición y con el paso del tiempo vuelve a hablaros? No puedo evitar reírme aunque, he de admitir, que prefiero discutir sobre los temas que aunque no sea mi problema resulten interesantes. Hay una frase de una canción que dice: "Una vez visto que aunque te vayas nunca te has ido." Quizás sea el título de esta entrada.
Para finalizar me gustaría zanjar este asunto con una canción que aparece la frase nombrada como firma, no hace falta dejar huella alguna en alguna situación similar aunque sé que la dejé sin querer. No me preguntes porqué lo sé.

Con cariño. Vuestra escritora :).