miércoles, 1 de julio de 2015

EN LÍNEA

Mi vida entre preguntas sin respuesta alguna, recubierta de mierda absoluta que no lleva a ninguna parte y tu estado recalca las posibilidades de que respondas algunas de mis curiosidades por entretenimiento. Por aburrimiento te explico las diferencias entre el reflejo de aquel espejo que proyecta a causa de otra mente enfermiza y el honor al responsable que ejerce la igualdad entre dos individuos que se odian a muerte. Honor, preciosa palabra para esta descripción oscura que proyecta sentimientos jamás experimentados y, al mismo tiempo se igualan, a una decepción constante de aquel quien no supo respetar. Por asimilar cada disputa improvisada que conllevan a la acción estúpida del débil, me comprometo a decir que no estás disponible en proseguir con el acuerdo. Dicho acto de rebeldía indiscutible, recuerdo que, no puedo esperar nada nuevo de tu rebelión por cobardía.
Estando en línea sueles provocar alguna que otra discursión por cualquier situación absurda si no propones nada que consiga una aceptación hacia tu persona, me veré obligada a dejarte atrás sin remordimientos, a abandonar tu persona sin reconocimientos, a ser la insensible y cruel que no llegaste a conocer en mí. Así mismo recurres al mal genio actuando de forma incoherente e improvisando sobre la marcha por orgullo, desde mi punto de vista vea la opción que podrías haber tenido en aquel momento ya que, el tiempo solo es tiempo que se agota cada instante cuando más recurras al tiempo por esperas, más se deshace la paciencia que me pedías.
Recordar viejos tiempos con sonrisas acaba siendo mi mayor compañía actual, más vale avanzar lo caminado que retroceder hacia lo ya pisado. Esté en línea o no, recrea otra disputa sobre las situaciones que te habrás imaginado ya, construyendo así un nuevo sentimiento de desdén con más fuerza. Sabía que al imaginar tu reacción ocurriría lo mismo de siempre, no es nada nuevo que añadir, prefiero cazar que ser cazada con tus garras afiladas y oxidadas arrastrándome hacia un pozo de amargura y castigo, siendo testigo de tu personalidad oscura que intentas ocultar. Esté en línea o no, recrea una liberación hacia la atadura con respecto a la tecnología avanzada y supuestamente "inteligente" que nos engancha a muchos de los ciudadanos. Doy así un nuevo comienzo hacia mi persona, descartando lo que no me hace falta o lo que no quiero permanecer en contacto por lo que sembraste desde antaño. Todo lo que uno siembra lo recoge tarde o temprano.
Quizá te eche de menos en tu ausencia, quizá me libere de tu presencia o quizá te vuelva a dar otra oportunidad pero por decencia verás mi secreto encarcelado y quizás recurrirás al abandono controlado cuando esté o no en línea.