jueves, 28 de enero de 2016

FORMAS GEOMÉTRICAS

Líneas cruzadas con un propósito cambiante, un estado perjudicial para el emisor y receptor que da a entender que las líneas paralelas no existen.
Aún quedan por recorrer, desde un alma nocturna enjaulada, rincones secretos que nadie se atrevió a caminar. Reconozco que siento tristeza de aquellos que no sepan amar y apreciando más la oscuridad que dejar de rellenar una luz artificial fácilmente engañosa y demuestro que, con las enseñanzas correctas: todo se puede crear, por lo tanto, puede existir.
Es cuestión de dejar llover una despedida, dejar de ser obra de desastre pero con estilo. O eso decían. Decían tantas cosas que si me detengo a recordar quizá alcance una edad de piel arrugada. Me pregunto cuántos recuerdos del pasado lograron despedirse de las sobras que le ataban sin sentirse culpable y acercarse a las formas geométricas para entender su lenguaje psicológico. Al fin y al cabo las líneas paralelas no existen ¿no?
Tantos recuerdos de lo que fui y he logrado ser. Tantos mensajes y llamadas que dieron voz a una alejada soledad, dejando paso al pensamiento, que aprendió a caer y levantarse infinitamente. 
Tanto arte, tantos paisajes y tanta gente fría realizando la misma rutina sin motivación ni alegría, perteneciendo a un sistema de esclavitud robótica y consumismo. Tantos sueños, tantas metas aun alcanzables con un tiempo específico pero aprovechable. Tantas calles y escondites para no ser encontrada con el propósito de entender cada situación preocupante para enfrentar miedos, obstáculos al fin y al cabo. 
Aún quedan por recorrer secretos que nadie se atrevió a caminar. Dejar de ser obra de desastre al dibujar líneas que recalcan un reencuentro a mi historia sin darle importancia a mi propia sombra y su manía por encancelarme. Buscar una forma geométrica que me salve o un sentimiento que desgaste la oscuridad cuando despierte la noche, el silencio, el miedo,maldito miedo que aterra e inventa lo que tanto me inquieta. Lo que tanto tardé en superar. Lo que tanto añoro en este instante. Sentir algo, lo que sea, pero algo que me haga recordad que aún sigo en vida. Quizás solo necesite tiempo. Quizás solo necesiten tiempo para verlo.