sábado, 14 de mayo de 2016

AMOR MAL ENFOCADO

Amores desenfocados que parecen ilusiones translúcidas de pasajeros desconocidos o visitantes conocidos, perfumes que desaparecen en minutos mientras el olfato les busca para recordarte una vez más cuando ya no estás, cuando ya te fuiste, cuando ya no queda nada. 
En mi interior lo guarda para evitar repeticiones, errores, malos enfoques, viejas costumbres...parece que sabe y parece agradable siempre que sepa a bienestar perfumado de buenas vibraciones. Canales que recalcan atenciones, paisajes que respiran sensaciones, parejas que se olvidan de traiciones y canciones que cruzan horizontes en busca de un sentimiento profundo para una persona adecuada. O eso pensaba.  
Amores, amores... 
Lo dejo estar porque puedo y quiero, porque no me queda otra que esperar y te espero de nuevo aquí, cierro los ojos mientras voy cruzando los dedos. 
De nuevo aquí, melancolía y luz subiendo de intensidad a la vez. Podrían calmarse.
Cierra los ojos, cruza los dedos y que disparen pero no dispares, no seas como ellos.

Futuro primitivo y corazones perezosos, hay gente que solo quiere ver arder el mundo. 
Indignante pero, por lo menos, sincero.

Somos desconocidos desintoxicados que persiguen sueños, que cambian el mundo cuando todo es un caos rotundo. O desconocidos intoxicados que persiguen vías de escape que aparecen cuando la meta está presente y bailes que nunca antes habíamos bailado. De cualquier manera opino que todo está conectado, también, a los amores mal enfocados hasta que aparezca LA persona y entiendas que todo ha merecido la pena por haber conocido a ESA persona. Incluso quieras fotografiarlo porque no te lo crees. Es una espera que merece su recompensa.
Mientras que esperas...¿un café? 



                                                         Amor mal enfocado.